fbpx

Sacudir la cabeza para sacar agua del oído puede causar daño cerebral

Cuidado con los niños

Para muchos, sacudir la cabeza es la forma de drenar el agua que pueda haber quedado atrapada después de esa épica bola de cañón. Pero una nueva investigación sugiere que la inclinación de la cabeza puede causar daño cerebral en niños pequeños.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cornell y Virginia Tech encontró que el daño depende de la fuerza con la que un niño sacude la cabeza.

En su resumen, los autores del estudio escriben que usaron tubos de vidrio de diferentes diámetros que estaban cerrados en un extremo para representar el conducto auditivo externo. Luego dejaron caer los tubos sobre un resorte para imitar la forma en que un niño sacude la cabeza. Este mecanismo de caída crea desaceleración, lo que el autor del estudio Sungwan Jung dijo a IFLScience que es «similar a cuando la cabeza se sacude de lado a lado».

(Health and Medicine)

«Nuestra investigación se centra principalmente en la aceleración necesaria para sacar el agua del lóbulo de la oreja. La aceleración crítica que obtuvimos experimentalmente en tubos de vidrio y canales auditivos impresos en 3D fue de alrededor de 10 veces la fuerza de gravedad para los tamaños de los oídos de los bebés, lo que podría causar daño al cerebro», dijo el investigador Anuj Baskota en una declaración.

Esta «aceleración crítica», señalan, tiende a ser mayor en tubos más pequeños, lo que sugiere que sacudir la cabeza para drenar el agua atrapada puede ser «más laborioso para los niños debido a su pequeño tamaño del canal auditivo» en comparación con los adultos.

El oído de nadador se caracteriza por picor en el canal auditivo y molestias que empeoran con el tiempo. Puede ser particularmente doloroso en niños pequeños.

(Guía Infantil)

Pero sacudir la cabeza no es la única manera de drenar el agua atrapada y prevenir una posible infección.

«Presumiblemente, poner unas pocas gotas de un líquido con menor tensión superficial que el agua, como el alcohol o el vinagre, en el oído reduciría la fuerza de tensión superficial permitiendo que el agua fluya hacia afuera«, dijo Baskota.

Botón volver arriba