fbpx

Huawei no podrá vender su próximo móvil con las aplicaciones de Google

El Huawei Mate 30 podría convertirse en el primer perjudicado de la guerra comercial entre EE.UU y China. Si todo sigue como hasta ahora, en los próximos días podría ser el primer móvil de gama alta de la compañía que se vendrá sin acceso a las plataformas oficiales de Google, o algunos elementos del sistema operativo Android en Estados Unidos y Europa.

Google ha revalidado a la agencia Reuters que la legislación actual no posibilita a la empresa autorizar sus productos a compañías que figuren en la lista negra de entidades que pueden dañar a la seguridad nacional. Recordemos que Huawei se encuentra en esta lista desde el mes de mayo.

Aunque la administración de Donald Trump ha aplicado un aplazamiento a las restricciones de comercio con estas compañías, ésta sólo tiene fruto sobre productos ya proyectados al mercado o que estaban certificados en el momento de entrar en vigor el veto.

EE.UU debilitó un poco más su política meses después, y se expuso predispuesta a hacer excepciones y publicar autorizaciones para algunas empresas estadounidenses que quieran seguir haciendo negocios con compañías tecnológicas de China. Es un otorgamiento vital para empresas como Intel o Qualcomm, cuyo comercio depende de pactos comerciales con grandes fabricantes del continente asiático.

Más de 130 empresas estadounidenses han requerido poder seguir operando con normalidad, pero hasta el momento la administración de Trump no ha aceptado ninguna. 

Está prevenido que el Mate 30 se muestre el próximo 12 de septiembre en una conferencia en Múnich, siendo uno de los móviles de referencia del catálogo de Huawei.

Huawei se ha presentado dispuesta a continuar utilizando las aplicaciones de Google y el sistema operativo Android si EE.UU. elimina las limitaciones comerciales pero unísono está desarrollando una opción propia de Android que podría usar en futuros móviles si, como parece, Donald Trump está dispuesto a mantener la guerra comercial con China.

Botón volver arriba