Un experimento reciente comprueba que Einstein sigue teniendo razón con su teoría de la relatividad

La luz de la estrella S0-2 y la fuerza gravitatoria del agujero negro Sagitario A* son las bases del estudio.

La estrella llamada S0-2, también conocida como S2, conocida por tener su órbita más cerca a Sagitario A*, el agujero negro posicionado en el centro de la galaxia. Con una distancia de más de 25.000 años luz con respecto a la Tierra, la S2 es 15 veces más grande que el Sol. Ahora, recientes estudios a su órbita y, más específicamente, del comportamiento que tiene su luz con relación al campo de gravedad del agujero negro demuestra que el científico Albert Einstein sigue teniendo la razón.

Andrea Ghez, de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), se ha encargado de estudiar a la estrella durante 24 años. Por ejemplo, la trayectoria elíptica entorno al astro supermasivo, la magnitud y velocidad, son algunos de los datos que ha recogido la catedrática junto con su equipo de investigadores. De esta forma, también comprobaron que la luz de la misma, tiene el comportamiento especial que anunciaba Einstein con su teoría de la relatividad.

Andrea M. Ghez, astrofísica encargada de la investigación (SciTechDaily).

Según el postulado, la gravedad es el «tejido» del cual está conformado nuestro universo. Se puede pensar en ella como una malla que sostiene diversos cuerpos, como los planetas, el Sol o las galaxias; por el peso de estas masas la malla se curva, y mediante esa curvatura se crea la fuerza de gravedad.  Por consiguiente, los agujeros negros, que son grandes campos gravitatorios, son usados para comprobar la teoría.

Entonces, de acuerdo a Einstein la fuerza gravitatoria del agujero negro haría que la luz tratara de escapar, lo que a su vez, ocasionaría una pérdida en la energía; en el mundo de la física, a este fenómeno se le conoce como desplazamiento al rojo gravitatorio. Esto fue justamente lo que lograron verificar Ghez y su equipo según lo publicado en el artículo.

El estudio realizado

Representación de la estrella S0-2 siendo atraída por la gravedad del agujero negro Sagitario A* (Reuters).

En el segundo trimestre del 2018, cuando la S2 estuvo en la posición más cercana al agujero, los científicos estudiaron el fenómeno con telescopios ópticos y de infrarrojo. Después, usaron los resultados obtenidos y los combinaron con los que se han recogido durante las últimas investigaciones, para finalmente tener la órbita de la estrella completa -la cual tarda 16 años en darse-.

Además, confirmaron que mientras la S2 está más cercana a Sagitario A*, el campo de gravedad del agujero negro estira en ondas más largas y hacia un lado del campo electromagnético a la luz de la estrella. Así mismo, esta cercanía entre ambos astros también provoca que la S2 se acelere.

Este trabajo investigativo se puede sumar al realizado hace un año por Reinhard Genzel, y que fue el primero en tratar de comprobar la teoría de Einstein.

Primera imagen real de un agujero negro (Reuters)

Por otro lado, los científicos han declarado que la teoría de Einstein es muy compleja, por lo que su estudio no significa que esté completamente confirmada, se puede considerar solo como un aspecto de ella. Así lo dejó claro Tuan Do, también investigador de la UCLA y co-autor del artículo, cuando aclaró que sus trabajos para tratar de estudiar la relatividad continuarán.

El científico sigue con que, por el momento Einstein tiene razón en lo que postulaba: ya que aproximadamente desde que la teoría fuera expuesta, miles de físicos han tratado de desestimarla, pero no lo han logrado. Asimismo, asegura que no es que quieran probarla equivocada, pero que la misma es la base de muchos fenómenos; por ende, con un mayor conocimiento sobre la relatividad general, los agujeros negros, la gravedad, entre otros, conseguirán ampliar el campo que abarca esta teoría.

Botón volver arriba