fbpx

Nuevos estudios pruebas las glándulas sudorípadas en robots y su comportamiento

Los robots, al igual que los humanos, poseen una temperatura «corporal» que se traduce en los niveles de calor que necesitan ser liberados del cuerpo para regular la temperatura del mismo. El sistema capaz de lograr dicha regulación son las glándulas sudoríparas que, ahora son recreadas en robots.

El grupo de científicos en cargados de publicar su estudio en la revista Science Robotics hallaron la forma de recrear el mecanismo de regulación humana en robots. Se trata del uso de caucho como medio aislante que puede acumular calor y así, expulsar más calor para evitar sobrecalientamientos.

Vía: bbc

Según las imágenes suministradas, el prototipo se trata de un brazo robótico que cuenta con tres dedos que muestran señales de transpiración. Teniendo esto en cuenta, se crea un proceso automático donde el robot puede estar más tiempo activo gracias a la refrigeración del robot.

¿Cómo sucede?

Los dedos del robot cuenta con una especie de glándulas sudorípadas artificiales, funcionando de tal modo que pequeñas cavidades que contienen agua sean activadas. Una vez son activadas, mediante conductos de plástico termo-activo, el calor abre los poros y permite la refrigeración. 

De hecho, durante las diferentes pruebas se logró captar como el robot tomada objetos mientras se encontraba sudando. Las pruebas también demuestras que puede hacer el mismo procedimiento bajo el agua y cuando se toma un objeto caliente.

Este planteamiento de los científicos busca demostrar como nuevas formas de refrigeración pueden ser acertaradas. Asimismo estas nuevas pruebas abren un paso importante para los desarolladores y, el público en general.

Botón volver arriba