fbpx

Increíble. MIT Crea robot capaz de ingresar dentro de los vasos sanguíneos del cerebro

Increíble. Hace un par de décadas era impensable lograr tener acceso a partes del cuerpo tan delicadas como el cerebro. Con el paso de los años se ha logrado romper barrera tras barrera hasta llegar a estudiar, tratar y curar enfermedades o afecciones que afecten estos órganos.

Sin embargo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) alcanzó a «tocar el cielo de la ciencia y tecnología», pues lograron crear un robot capaz de ingresar a los vasos sanguíneos del cerebro.

Este robots tiene un aspecto peculiar. A simple vista no parece el gran y avanzado descubrimiento que representa dado que tiene forma de hilo, sí, como el que utilizamos para coser.

Este diseño permite un ingreso óptimo a los vasos sanguíneos, una zona bastante complicada y mortal si se comente un error, con la finalidad de tratar problemas como aneurismas o accidentes cerebrovasculares (ACV o ictus).

Gracias a ello, si un ictus logra ser tratado dentro de un rango no mayor a 90 minutos, las estadísticas estarían a favor del paciente, dado que la tasa de supervivencia incrementaría considerablemente porque se lograría prevenir daños irreversibles.

En España es de gran importancia, un país el cual tiene al ictus cerebral como principal causa de muerte en mujeres y segunda a nivel general, según cifras de la Fundación del Corazón.

Xuanhe Zhao, profesor que participó en tan destacada creación (MIT)

¿Cómo funciona y de qué está compuesto?

Este robot capaz de ingresar a los vasos sanguíneos del cerebro está fabricado con una aleación de níquel y titanio plegable recubierta con una capa imantada recubierta de hidrogel para facilitar el libre tránsito, lo que permite guiarlo por medio de un imán de prominente tamaño.

Beneficios médico-paciente

Las personas que sean tratadas con este robot capaz de ingresar a los vasos sanguíneos del cerebro no tendrán que preocuparse por una incisión considerable en su cabeza, evitando riesgos de tocar otras zonas del cerebro a través de una operación abierta. Además, no estarán expuestos a la radioactividad que producen los rayos X.

Los médicos no quedan excluidos de los beneficios, puesto que no tendrán que ser los ejecutantes directos de la intervención, aunado a que desempeñarán un rol más evaluativo y de cuidado que práctico.

No todo termina aquí. Los científicos continúan llevando a cabo estudios y pruebas, sustituyendo el níquel y titanio por fibra óptica con la finalidad de utilizar un láser que elimine las obstrucciones con este robot capaz de ingresar a los vasos sanguíneos del cerebro.

Botón volver arriba