fbpx

Los incendios de California han dejado una cicatriz oscura en la Tierra que se puede ver desde el espacio

Han pasado dos semanas desde el incendio más grande jamás registrado en el condado de Sonoma, California, el cual ha arrasado miles de colinas y ha quemado todo lo que se ha encontrado a su paso. Hasta ahora, el incendio de Kincade ha quemado 77,758 acres de vegetación, y todavía está activo.

Su camino ennegrecido se ha revelado en una nueva foto del satélite de la NASA. El 3 de noviembre, a las 11:01 am, hora del Pacífico, el Radiómetro avanzado de emisión y reflexión térmica (ASTER) a bordo del satélite Terra capturó la imagen  del daño.

Esa gran región de color gris oscuro que se extiende a lo largo de toda la foto es la cicatriz que dejó el fuego. Los puntos que aparecen de color amarillo son puntos aún activos de calor, y por consecuente de fuego.

Incendio de Kincade (NASA)

Según los informes, es el incendio más grande de la temporada de incendios de California de 2019 hasta el momento.

Un informe del Centro Nacional de Bomberos Interinstitucional publicado la semana pasada advirtió que la temporada probablemente se extenderá hasta diciembre debido a las condiciones de sequía, y se pronostica que las lluvias llegarán a fines de este año.

Sin embargo, Kincade es mucho más pequeño que el incendio más grande del año pasado, el incendio del Complejo de Mendocino que arrasó 459,123 acres en julio, agosto y septiembre.

Según el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California, en los 12 días que se incendió Kincade Fire, se destruyeron 374 estructuras, incluidos edificios residenciales y comerciales, y otras 60 sufrieron daños.

La buena noticia es que solo cuatro personas han resultado heridas por el incendio y no se han reportado muertes

Botón volver arriba