El yogur open-source: de qué sirve tener acceso a la colección de lactobacterias más grande del mundo

Danone está celebrando su primer siglo, algo que no se puede decir todos los días, y para hacer de su centenario  una ocasión aún más especial; ha abierto ante el mundo su histórica biblioteca de 1.800 cepas producidas de la fermentación de lácteos y bifidobacterias, y alegan que esto lo han hecho con fines orientados a la ciencia.

Así que, con otras empresas cómo Microsoft utilizando Linux, las mayores empresas de inteligencia artificial liberando o regalando su tecnología, y luego de un 2018 muy «open source», debemos analizar este trend corporativo por lo «lo abierto», el cual parece estar revolucionando el mundo de la ciencia y la tecnología.

Comida de «software libre»

Sí, esto puede sonar un poco extraño, pero no lo es tanto cómo piensas, en realidad, en el pasado las comunidades de productores seleccionaban, mantenían y transmitían las cepas más importantes para producir una gran cantidad de alimentos. La industria de alimentos sufrió cambios en sus últimos 100 años que dieron lugar a la privatización de muchas recetas y productos, los cuales se desarrollaron enormemente gracias a esto.

Pero, al llegar al mundo la industrialización en masa, pasaron a ser «open source» por así decirlo; fueron reconvertidos en versiones estándar de los productos que se volvieron clásicos generales.

Así que comparar el software de código libre no es tan descabellado cómo suena en un principio, ya que la comida también ha tenido que ser actualizado y mantenido por generaciones de artesanos durante décadas.

¿De qué nos es útil el acceso a la base de cepas más grande del mundo?

Danone es una empresa que ha puesto el yogur moderno en el mercado español cómo producto común de consumo general, ya que el mismo comenzó estando disponible únicamente en farmacias y se requería de prescripción médica para adquirirlo.

No solo eso; la empresa ha abierto en muchas locaciones geográficas diferentes, cómo en Brasil, cuyo clima dista bastante del de Barcelona, de donde es originaria la compañía. Estas condiciones hacen de esta biblioteca de cepas un recurso enorme para la ciencia, puede ayudar a la comprensión del microbioma del ganado, e incluso disminuir la cantidad de CO2 que emite la cabaña ganadera en todo el mundo, entre otras posibilidades prometedoras.

No obstante, debemos ser realistas en cuanto a si esto realmente es un movimiento importante para otras industrias, o solo una buena campaña de marketing. Según datos oficiales, más de dos mil millones de personas en el mundo no tienen acceso a las medicinas que requieren, por lo que la ONU ha propuesto iniciar experimentos para buscar la forma de que el costo de desarrollo de los medicamentos no esté relacionado con el precio de las mismas.

Y aunque suena bien, el dilema está en encontrar la manera de cambiar el problema de costo para el consumidor a uno nuevo de financiamiento de dichas medicinas, y la filosofía «open source» podría ser la respuesta a dicha interrogante, dependiendo de como se adapte al mundo esta filosofía y si la aprovechamos de manera correcta. Si otros gigantes de la alimentación siguen los pasos de Danone, podríamos estar ante una noticia excelente.

Botón volver arriba