fbpx

El satélite «Tess» descubre tres exoplanetas y ahora forman el Sistema TOI-270

Este nuevo hallazgo también dará la oportunidad de estudiar la formación y evolución de los planetas.

El Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito, mejor conocido como «Tess» por sus siglas en inglés, ha hallado nuevos exoplanetas que podrían ayudar a descubrir cómo se forman los planetas; debido a que sus características son bastante diferentes a las de cualquier otro.

Hace poco más de un año desde que «Tess» está en el espacio tras ser lanzado por la NASA desde Cabo Cañaveral en Florida, Estados Unidos. Su objetivo es estudiar exoplanetas, es decir, planetas que no tienen su órbita en torno al Sol, por lo que no se consideran parte de nuestro Sistema Solar. De esta manera, alrededor de 20.000 exoplanetas son analizados para saber si cuentan con las características necesarias para la vida.

De estas exploraciones dieron con tres exoplanetas, según los datos publicados en la revista Nature Astronomy. Entre ellos se encuentran uno rocoso, un poco más grande que la Tierra, y dos gaseosos que doblan en tamaño a la misma.

El Sistema TOI-270 (NASA).

El «objeto de interés» número 270, o Tess Object of Interest originalmente, sería la estrella eje de este sistema; y al cual se le suman los tres nuevos hallazgos, ahora llamados TOI-270b, TOI-270c y TOI-270d.

Los científicos que trabajaron en el estudio piensan que estos exoplanetas servirán para analizar el punto intermedio entre los planetas rocosos y los gaseosos; así como para investigar si han tenido agua líquida, o si están capacitados para albergar vida.

Por ejemplo, TOI-270b el rocoso y más pequeño se encontraría «habitable«; está lo suficientemente distanciado de su estrella, así que se considera la posibilidad de que tenga algún océano líquido. Sin embargo, la información obtenida por «Tess» indica que es casi improbable que tenga alguna forma de vida, ya que su superficie es bastante caliente. Al contrario, los dos planetas gaseosos sí tendrían esta posibilidad al estar aún más alejados del astro estelar, por ende, un poco más fríos.

Asimismo, los investigadores consideran que el tamaño de estos exoplanetas será perfecto para estudiar la formación y evolución de ambos, los planetas pequeños como la Tierra, por ejemplo, y los grandes como Neptuno.

Botón volver arriba