fbpx

Científicos crean un material que captura CO2 y lo convierte en materia orgánica

Científicos han descubierto una forma innovadora de tratar de contrarrestar las enormes cantidades de dióxido de carbono que convive en el aire, y con más motivo, cuando se está desarrollando un cambio climático global. La solución pasa por convertir el CO2 en un polímero orgánico útil.

El método recientemente desarrollado absorbe moléculas de CO2 del aire, sin gastar mucha energía en el proceso. El material puede convertirse potencialmente en un ingrediente para el embalaje o la ropa. El arma secreta es un polímero de coordinación poroso (PCP) compuesto de iones metálicos de zinc.

Según los científicos, esos iones pueden capturar selectivamente moléculas de CO2 con 10 veces más eficiencia que otras PCP. Además, el material es reutilizable y puede llegar a funcionar con la máxima eficiencia después de 10 ciclos de reacción.

«Hemos diseñado con éxito un material poroso que tiene una alta afinidad hacia las moléculas de CO2 y puede convertirlo de manera rápida y efectiva en materiales orgánicos útiles», dice el químico de materiales Ken-ichi Otake, de la Universidad de Kyoto en Japón.

La idea del secuestro de carbono ha existido durante algún tiempo, pero la baja reactividad del dióxido de carbono significa que es difícil capturar y encerrar sin usar mucha energía en el camino.

Los PCP (también conocidos como marcos organometálicos o MOF) podrían ser la clave para superar este obstáculo. El que se describe en este nuevo estudio utiliza un truco inteligente: un componente orgánico con una estructura tipo hélice.

Mediante el análisis estructural de rayos X, los investigadores descubrieron que a medida que las moléculas de CO2 se acercan al PCP, su estructura molecular gira y se reorganiza, permitiendo que el dióxido de carbono quede atrapado en el material.

El PCP funciona esencialmente como un tamiz molecular, capaz de reconocer moléculas por tamaño y forma. Una vez que el material ha realizado su trabajo de succión de CO2, puede reutilizarse o reciclarse como un polímero orgánico. Los polímeros orgánicos pueden convertirse en poliuretano, que se usa en ropa, empaques, electrodomésticos y una variedad de otras áreas.

Estamos viendo una serie de promesas en el campo del almacenamiento de carbono. A principios de este año, científicos de la Universidad RMIT en Australia presentaron una forma de convertir el CO2 en carbón, utilizando una reacción química que involucra el cerio metálico.

Botón volver arriba