fbpx

Células «mutantes» bloquean el VIH

El nuevo método desarrollado por los chinos busca sustituir elementos inservibles del ADN

Timothy Brown, a la edad de los 29, fue otra lamentable víctima que se vio afectada por la propagación del virus de la inmunodeficiencia humana, o VIH, y a partir de este diagnóstico su vida cambió totalmente. Gracias a los avances de la ciencia de la medicina, ya en 1995 cuando Brown conoció de su enfermedad, los antiretrovirales eran una eficaz manera de combatir al virus y de esta manera permitir que el paciente llevara una “vida normal”.

Desafortunadamente para este joven, diez años después, es decir, a sus 39 años de edad, fue diagnosticado por otra dura enfermedad, la leucemia mieloide aguda. Brown comenzó a recibir sesiones de quimioterapia, sin lograr resultados positivos definitivos, ya que el cáncer volvía a manifestarse.

Ante esta situación, su hematólogo recomendó la realización de un trasplante de médula, procedimiento habitual en este tipo la pacientes. Y fue gracias a ese procedimiento que Timothy Brown se convirtió en uno de los casos de VIH más conocido del mundo y en la historia de la medicina.

Brown fue desde entonces conocido como el paciente de Berlín, la única persona que los médicos han logrado considerar como curada del VIH. Fue así que en el 2005, fecha de esta deslumbrante noticia, dos personas de decidieron realizar el mismo particular procedimiento de Brown.

Todo se debió a un trasplante de médula a partir de un donante que posea en su organismo una mutación, la cual produce que las células del paciente sean resistentes al virus de la inmunodeficiencia. Y hasta los momentos, el procedimiento ha conllevado grandes y positivos resultados.

Virus del VIH en el torrente sanguíneo (nationalgeographic)

Células programadas

El aspecto negativo de este sorprendente método es que requiere de un donante con unas condiciones muy específicas, y que son difíciles de hallar. Es por esta razón que un equipo de científicos originarios de la República Popular de China, han presentado un trabajo en el que se plantea la incógnita de la posibilidad de programar las células de la sangre del propio paciente y así combatir el VIH.

En el trabajo presentado al New England Journal of Medicine por los científicos asiáticos pusieron manos a la obra y resolvieron utilizar la tecnología molecular que permite modificar o corregir el genoma de cualquier célula, el CRISPR/Cas9.

La mutación que permite al organismo evitar las afectaciones del virus es el CCR5, el cual se encontraba presente en los donantes que sirvieron de ayuda a Timohty y a las otras dos personas que se sometieron al trasplante de médula y que llamaron respectivamente paciente de Londres y paciente de Düsseldorf.

La ciencia utiliza las células madre hematopoyéticas, las que se encargan que producir las células de la sangre, e incorporar la mutación CCR5 Delta 32 a ellas con el objetivo de trasplantarlas a un paciente de VIH y producir en el afectado la resistencia al virus.

Botón volver arriba