Apuestan a la reproducción humana fuera del planeta

El estudio lo realiza Dexeus Mujer y la Universidad Politécnica de Cataluña

Aunque aún no se ha tenido la necesidad de la reproducción fuera del planeta, Dexeus Mujer y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) ya están haciendo estudios sobre el tema, claves para la reproducción asistida fuera de la Tierra. Dicha investigación se presentó en el 35º Congreso de la European Society of Human Reproduction and Embriology (ESHRE), realizado en Viena.

¿Afecta la microgravedad al semen congelado?

La investigadora encargada del estudio, Montserrat Boada, explicó cómo se ha manejado la investigación y los resultados obtenidos. Manifestó que congelaron el semen con nitrógeno líquido, la misma técnica que se utiliza en los centros de fertilidad. Luego se separaron las muestras en dos partes.

«Una se ha sometido a ambientes de microgravedad y la otra, al ambiente terrestre, es decir, en gravedad normal de la Tierra. Y lo que hemos visto es que estando congeladas y sometiéndolas a las condiciones de microgravedad que hemos hecho nosotros no aparece que haya ninguna diferencia. Por lo tanto, las muestras de semen podrían estar en ingravidez sin que se vieran alteradas siempre y cuando estuvieran congeladas».

¿Qué experimentos se han realizado?

Los vuelos parabólicos son un tipo de prueba que se ha realizado en conjunto entre la UPC y la ESA (Agencia Espacial Europea). Así lo explica la doctora Boada:

«Ya habían hecho este tipo de experimentos con otras áreas médicas, sabíamos que es un método que funciona bien y que está reconocido científicamente«.

Señala también que la ESA los usa para sus experimentos con airbuses más grandes, pero con el mismo método de microgravedad.

¿Cómo son estos vuelos parabólicos?

Los vuelos parabólicos consisten en la realización de vuelos acrobáticos con una avioneta. Boada explicó que las muestras congeladas se cargan en los aviones para hacer parábolas.

«En cada vuelo hacen 20 parábolas y son 8 segundos de microgravedad. Lo que se hace es hacer como una caída libre y esa caída libre te pone en situación de microgravedad», detalló Boada.

En este sentido, la investigadora especificó que fueron tres los vuelos realizados con cinco muestras cada uno. Enfatizó que en estas 15 muestras analizadas no se observó ninguna alterarción, tras el sometimiento a las condiciones de microgravedad.

«Hemos mirado el análisis espermático, que ha sido muy completo. La concentración y la movilidad del semen, para ver si variaba o no, sino que también se ha hecho morfología, vitalidad, fragmentación del ADN espermático y apoptosis, que son todos los test de carácter andrológico para ver si realmente las muestras de semen sufrieran alguna alteración», añadió la investigadora principal del estudio.

Imagen: cefiva.com

¿Cuál es el siguiente paso?

Realmente el proyecto que se tiene es de mayor envergadura, dice Boada. Analizar el esperma primeramente para hacer más grande el número de muestras, luego estudiar ovocitos y embriones. Pero hay mucha complejidad en las leyes españolas para seguir adelante.

«Nuestra idea es ver si en ovocitos se sufren también alteraciones o no para que podamos tener la información de ambos sexos. Debido a la ley española, todo lo que son investigaciones en óvulos y embriones hay que pedir un permiso especial, por lo que es más dificultoso obtener todos los permisos poder hacer los estudios«, indicó.

Asteroide ‘dorado’ convertiría en multimillonarios a todos los habitantes de la Tierra

La NASA estudiará rocas lunares recogidas en la misión Apollo 11

Botón volver arriba