5 mujeres que hacen ciencia, cómo empezaron y cómo se han ganado su lugar entre científicos

Ellas se han destacado en sus respectivos campos científicos y esperan seguir inspirando a nuevas generaciones de mujeres.

Varias generaciones atrás era impensable que una mujer se desempeñara en algún campo laboral, menos aún en el ámbito científico. Sin embargo, los años han ido transcurriendo y ahora es muy común encontrarnos con que el sexo femenino finalmente se ha podido desarrollar en todo tipo de áreas. Por esta razón, acá presentamos a cinco grandes científicas que actualmente se destacan en sus campos.

Jocelyn Bell Burnell

Si hay que agradecerle a alguien por abrir aún más la puerta al mundo de la ciencia a las mujeres, probablemente sea a la profesora Jocelyn Bell Burnell.

(National Geographic)

En la década de los 50, a ella y otro grupo de niñas no les permitían estudiar ciencia mientras estaban en el colegio, hasta que sus padres y otras personas se manifestaron en forma de protesta. Al respecto, la profesora recuerda que durante esta época, a las niñas solo las dejaban realizar actividades relacionadas al hogar porque en su futuro ellas iban a casarse y nada más.

Años después en 1967, mientras hacía su tesis doctoral bajo la tutoría del radioastrónomo Antony Hewish en la Universidad de Oxford, fue la primera en descubrir una púlsar (estrella de neutrones). Este descubrimiento recibió un Premio Nobel en 1974, el cual causó polémica por no incluirla a ella también; su profesor y el astrónomo Martin Ryle, quienes comenzaron la investigación, fueron los únicos en recibir el reconocimiento.

Púlsar del Resto de Supernova de Vela (NASA).

No obstante, esto no detuvo a la astrónoma en sus trabajos científicos, ya que a lo largo de su carrera ha sido merecedora de varios premios y honores. Además, es una de las fundadoras del programa Athena Swan que se encarga de promover la igualdad de género en las instituciones universitarias y el ámbito de la ciencia.

Por ende, se considera que ha sido una de las defensoras e impulsoras de las mujeres en la ciencia, sus esfuerzos han ampliado las oportunidades para ellas. Así, la científica les recomienda a todas las jóvenes que persistan, trabajen duro, y sean valientes siempre.

Nicola Beer

La pasión de Nicola Beer por la ciencia comenzó desde muy pequeña cuando en la primaria su profesor les enseñaba conceptos científicos y hacía experimentos. Desde entonces se desarrolló su fascinación, la cual la llevó a estudiar en la Universidad de Bristol, donde obtuvo una licenciatura en bioquímica.

(Novo Nordisk)

Posteriormente, realizó un doctorado en la Universidad de Oxford, consiguió una beca en dos de las mejores universidades de los Estados Unidos, el MIT y Harvard. Tiempo después, ya dirigía su propio equipo de investigación; es la encargada del departamento de Descubrimientos de Biología y Farmacología en el Centro de Investigación Novo Nordisk, en Inglaterra.

Desde acá, aparte de dirigir a su equipo, también los apoya para que saquen adelante sus ideas o proyectos. Asimismo, la doctora piensa que todas aquellas mujeres que están en su misma posición, deberían servir de modelos, y ser mentoras para todas las otras. No obstante, piensa que esto debería implementarse en todas las áreas, no solo la ciencia, así como sin hacer distinciones entre sexo y edad.

Para la científica es más importante romper con los estereotipos que se pueda tener para con las otras personas; es su principal motivación, por lo que trabaja diariamente por acabar con los prejuicios que tienen contra las mujeres.

Megan Wheeler

(Twitter)

La científica ha conseguido dos doctorados, uno en la Universidad de Oxford en neurociencia y el segundo, en psicología clínica en la Universidad Católica de Estados Unidos. Actualmente es la directora ejecutiva en Schmidt Science Fellows, el programa de becas, por lo que su rol es fundamental para darle herramientas a las futuras científicas.

Por otra parte, Megan Wheeler considera que hoy es muy importante para todos los que se desempeñan en el ámbito de las ciencias tener la capacidad de ir más allá de un laboratorio; es decir, todo científico debería exponer por qué son importantes las investigaciones que hace.

De esta manera, la doctora cree que se lograría involucrar tanto al público como a los gobiernos, además de organizaciones que financien los proyectos. A la vez, piensa que esto llevaría a trabajos en conjunto entre diferentes disciplinas y aportar mayores soluciones.

Gladys Ngetich

(Medium)

Mientras estudiaba ingeniería mecánica en Kenia, tuvo que enfrentarse a las críticas y comentarios por ser parte de las únicas ocho mujeres en un grupo de 80 estudiantes en su universidad. Al respecto comenta que los chicos que estudiaban con ellas pensaban que no lograrían graduarse; a pesar de esto, sí consiguió terminar su licenciatura y, de hecho, con la nota más alta.

Ahora, Gladys Ngetich se encuentra estudiando en la Universidad de Oxford realizando un doctorado sobre ingeniería aeroespacial. Y, recientemente, ha conseguido una beca en el programa Schmidt Science, con la que investigará tecnologías para el desarrollo sostenible.

Desde que ingresó en la universidad ha pasado a ser toda una vanguardista, ha luchado contra los estereotipos y siente gran admiración por otras científicas que debieron pasar por situaciones similares. Así mismo, ella espera servir de influencia e inspiración para otras mujeres, sobre todo dejar una marca en su trabajo que alguna más pueda seguir.

Elina Aino Johanna Pörsti

(BBC)

Al ser hija de un profesor de física y una doctora, desde niña entró en contacto con las ciencias y mostraba especial agrado por ella. Este interés se incrementa en su colegio, cuando hace un curso de biología enfocado en los genes.

Este sería el preámbulo para los futuros estudios de Elina Aino Johanna Pörsti de ciencia molecular en la Universidad de Helsinki; además, consiguió una maestría en Copenhague. En la actualidad, es parte de los científicos que trabajan para descubrir herramientas de diagnóstico más novedosas en el Centro de Investigación Novo Nordisk de Oxford.

Afortunadamente, relata la científica, durante sus estudios ha tenido la ventaja de que a todos los han tratado con igualdad, lo que considera fundamental para el mejor desarrollo de las mujeres en la ciencia.

Botón volver arriba