fbpx

El aparcamiento sin conductor de Daimler y Bosch

Puede funcionar sin supervisión humana

Hemos alcanzado un nuevo hito en el largo camino para conseguir que los sistemas de autocontrol basados en la Inteligencia Artificial (IA) sean verdaderamente autónomos.

Daimler y Bosch han recibido el visto bueno de los reguladores alemanes para ejecutar su función de aparcamiento automatizado sin un conductor de seguridad humana al volante. Esto convierte a esta función en la primera de estacionamiento SAE Nivel 4 sin una persona al volante del mundo. Totalmente automatizada fue aprobada oficialmente para uso diario. La aprobación llega cuatro años después de que las empresas comenzaran a trabajar juntas en la tecnología.

«Este veredicto de los organismos demuestra que las innovaciones como el aparcacoches automático son posibles primero en Alemania», dijo en un comunicado el Markus Heyn, miembro de la junta directiva de Bosch. «La conducción sin conductor y el aparcamiento son elementos importantes para la movilidad del mañana. El sistema de parking automático prueba hasta dónde hemos avanzado en este rumbo de progreso».

El nivel 4 es una designación de SAE que significa que el vehículo puede manejar todos los aspectos de la conducción en ciertas condiciones sin intervención humana. Hasta ahora, se han realizado otras pruebas de Nivel 4, pero todas ellas han contado con la participación de personas al volante como apoyo.

Bosch y Daimler iniciaron el desarrollo del aparcamiento sin persona al volante totalmente automático en 2015. Las empresas estrenaron en 2017 en el aparcamiento del Museo Mercedes-Benz la llamada función de aparcacoches automatizados. Al año siguiente, y después de intensas pruebas, los visitantes del museo pudieron probar el servicio de aparcamiento automatizado con una advertencia importante: un conductor de seguridad humana siempre estaba al volante.

Imagen: Mercedes-Benz

Los visitantes pudieron reservar vehículos desde las instalaciones utilizando una aplicación para teléfonos inteligentes. Su vehículo llegaría de forma autónoma a un punto de recogida designado en el aparcamiento. Una vez que los visitantes terminaron con el vehículo, podían entregarlo en la zona de entrega. El coche se conduciría por sí mismo hasta el aparcamiento asignado, guiado por la infraestructura del garaje y los sensores a bordo.

El programa piloto tenía un alcance bastante limitado y estaba restringido por la inclusión de un conductor de seguridad. Pero sirvió para un propósito importante para Bosch y Daimler. Incluso para otras compañías que esperaban desplegar funciones de conducción automatizada en Alemania.

Como era de esperar, el grupo evaluó la seguridad de la función de aparcamiento de Bosch y Daimler. Pero el proceso también ayudó a los reguladores a elaborar unas directrices para probar y aprobar los criterios que pueden aplicarse más allá de este proyecto piloto en un aparcamiento de Stuttgart.

Imagen: Engadget

Por ejemplo, Bosch y Daimler probaron conceptos de iluminación en el proyecto piloto del vehículo. Las empresas utilizaron luz turquesa para indicar que un vehículo estaba en modo de conducción automatizada e informaron a los transeúntes y a otros usuarios de la carretera de que el vehículo está conduciendo por sí mismo. La norma SAE 3134, recientemente publicada, refleja los puntos de vista de Bosch y Daimler sobre estas pruebas de iluminación.

Este no es el único proyecto de Bosch-Daimler en marcha. Las empresas se asociaron en 2017 para llevar vehículos totalmente autónomos a las vías urbanas «a principios de la próxima década». El año pasado, las empresas anunciaron sus planes de probar un servicio de robotaxi en San José, California.

Las pruebas de robotaxi, que utilizarán vehículos automatizados Mercedes-Benz Clase S, se supone que comenzarán en la segunda mitad de 2019 en un área geocercada en el corredor de San Carlos y Stevens Creek entre el centro y el oeste de San José. El piloto utilizará una aplicación de servicio de transporte a petición operada por Daimler Mobility Services.

Mientras tanto, Bosch está construyendo una instalación de 1.100 millones de dólares diseñada para producir semiconductores que se utilizan en coches de conducción automática, hogares inteligentes e infraestructuras urbanas inteligentes. La fábrica de chips con sede en Dresde comenzará a producir silicio comercialmente en 2021, y se supone que la construcción se completará en 2019.

Un ex empleado de Tesla admite haber robado código del piloto automático

Europa apuesta por la tecnología 5G en los coches

 

Botón volver arriba