fbpx

Meteorito sobre el desierto australiano pudo ser una muy rara miniluna

Más comúnmente llamados "Minimoons" en inglés

Los meteoritos explotan en la atmósfera de la Tierra todo el tiempo, normalmente de forma poco llamativa. Y una bola de fuego que explotó sobre el desierto australiano podría haber sido confundida con otra roca, de no ser por una red de cámaras que vigilan el cielo.

Fue gracias a las imágenes tomadas por estas cámaras -llamadas Desert Fireball Network – que los astrónomos pudieron determinar que lel meteorito no era una roca espacial explosiva ordinaria.

En cambio, los datos de velocidad revelaron que la roca probablemente había estado en órbita alrededor de la Tierra antes de alcanzar su ardiente final; un fenómeno conocido como un orbitador capturado temporalmente o «Minimoon».

(Shober et al., The Astronomical Journal, 2019)

Hay un montón de rocas ahí fuera, pasando por la Tierra, así que es lógico que algunas de ellas vayan a penetrar en la atmósfera en algún momento. La mayoría de ellos terminan en forma de bólidos, un meteoro que explota en el aire antes de llegar al suelo.

Esto se debe a que, según los científicos, el aire a alta presión frente al meteorito que cae se filtra en las grietas de la roca, aumentando la presión interna y haciendo que la roca se rompa.

Pero de vez en cuando, uno de estos asteroides es capturado en la órbita de la Tierra por un tiempo. Sin embargo, no muy a menudo: según una simulación de superordenador publicada en 2012 que involucró a 10 millones de asteroides virtuales, sólo 18.000 fueron capturados en órbita terrestre.

No sabemos exactamente cuántos asteroides hay cerca de la Tierra. Se estima que la cifra asciende a millones, pero al 30 de noviembre de 2019, sólo se habían descubierto 21.495. Esto se debe a que son pequeños y muy difíciles de ver, y esta dificultad de detección también se extiende a las Minimoons.

Hemos detectado lunas temporales alrededor de otros planetas – Júpiter es particularmente experto en la captura de minimoons – pero aquí en la Tierra, las detecciones de minimones son extremadamente raras.

 

Botón volver arriba