fbpx

La NASA ha concretado su asociación con tres nuevas compañías para cumplir sus objetivos en la Luna

SpaceX, Blue Origin y Sierra Nevada Corporation se unen a los proyectos lunares de la NASA

La NASA, que se encuentra actualmente bajo el desarrollo de nuevos proyectos, anunció el pasado lunes 18 de noviembre su asociación con compañías espaciales comerciales. La asociación se extiende a reconocidas compañías como SpaceX, Sierra Nevada Corporation y Blue Origin, quienes poseen grandes reconocimientos por sus aportes tecnológicos.

Las compañías asociadas serán parte de un proyecto el cual se encuentra ya está conformado por otras nueve compañías. El proyecto tendrá por objetivo crear múltiples formas para lograr transportar instrumentos científicos y equipamiento a la Luna de cargas considerables.

Vía: NASA

Retos de carga

Steve Clarke, sub-administrador asociado de la NASA, mencionó durante una rueda de prensa haberse visto en la necesidad de traer «algunos proveedores adicionales». Ya que los actuales aún no pueden transportar grandes pesos como afirman los nuevos asociados poder hacerlo.

Vía: Thom Baur/Reuters

Las naves de carga prometen soportar en un futuro cargas de hasta «toneladas», lo que permitirá equiparlas con un inventario más amplio. Asimismo, los primeros vuelos a la Luna llevarán objetos livianos como lo son robóticos desarrollados por Intuitive Machines y Astrobotic.

Por otro lado, la participación de las compañías en el nuevo programa de la NASA solo quiere decir que estas estarán presentes solo para ayudar en colaboraciones. Por lo que estas compañías no poseerán un contrato fijo con la NASA mientras se desarrolla el proyecto de enviar carga a la Luna.

Nuevas metas

Mike Pence, Vicepresidente de los Estados Unidos, ha impuesto un nuevo desafío a la NASA de enviar humanos a la Luna dentro de los próximos cuatro años. Por ello, la agencia se ha puesto en la labor de enviar tecnologías que puedan recopilar información lunar para ser aportada a las próximas misiones humanas.

Vía: NASA

Entre las nuevas tecnologías de investigación se encuentra el popular Rover, el cual será enviado al polo sur de la luna. Principalmente se ha decidido enviar a esta zona debido a las concentraciones de «bolsas de hielo de agua» que pueden ser una fuente esencial para los astronautas.

En cuanto a las fechas de presentación de los módulos se espera que estos puedan estar terminados para el año 2022. Aunque esto variará según la compañía, ya que se pueden presentar retrasos durante la ejecución proyecto por cambios o asuntos externos.

Botón volver arriba