fbpx

Júpiter protege a Europa de la radiación cósmica

Este hallazgo es garantía para los científicos de que las posibles pruebas de vida en la luna helada no serán destruidas

Anteriormente, desde Zopplo hemos destacado las intenciones de los científicos de la NASA en llevar a una misión no tripulada hasta Europa, una de las cuatro lunas de mayor tamaño del planeta Júpiter. El propósito que ha impulsado a los astrónomos a enviar sondas a este pequeño astro radica en que este posee un océano de agua líquida bajo su helada superficie que podría contener señales de vida extraterrestre.

Sin embargo, por este hallazgo fue considerado por algunos momento como en peligro de extinción, ya que los científicos llegaron a pensar que las pruebas materiales del desarrollo de la vida en Europa pudieran ser afectadas por la radiación cósmica.

En este sentido, los científicos del The Astrophysical Journal Letters han descubierto recientemente, a través de una simulación a computadora, que la gran masa de Júpiter tiene la capacidad de proteger a Europa de los rayos cósmicos. La investigación arrojó que estas partículas energéticas podrán llegar a la luna, pero que en una dosis lo suficientemente débil como para mantener la integridad de las pruebas de vida que la NASA espera encontrar.

Ilustración comparativa del tamaño del planeta Tierra y las cuatro lunas más grandes de Júpiter. (arcadiastreet)

Radiación cósmica sobre Europa

El científico planetario, Tom Nordheim,  ha centrado su trabajo en investigar la habitabilidad de las lunas heladas, tal como Encelado, la luna de Saturno y Europa, el satélite de Júpiter. Este miembro del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA realizó en el 2018 una investigación sobre la radicación emitida a Europa por parte de Júpiter.

Estos estudios dieron como resultado que a las partículas radiactivas lanzadas al espacio por la magnetosfera de Júpiter sólo alcanzaban a llegar unos centímetros de profundidad en la superficie de la luna helada. A pesar de ello, estas no serían las únicas partículas energéticas recibidas por Europa.

Los rayos cósmicos de la galaxia viajan a través de la misma y reaccionan de diversas maneras en cada uno de los planetas y estrellas con los que choca en su recorrido. El equipo de trabajo de Nordheim se embarcó en la tarea de determinar de qué manera estos rayos afectarían a Europa, y así desarrollaron un modelo de computadora para esta fin.

El modelo virtual determinó el proceso de colisión de la radiación cósmica con los átomos de Europa, la destrucción de estos átomos y la liberación de una lluvia de partículas, hasta el agotamiento de la energía para generar más reacciones. Fue así como se llegó a la conclusión que los rayos radiactivos pueden alcanzar algunos metros de profundidad en la superficie de Júpiter.

Aunado a ello, Júpiter, que emite leves niveles de radiación a Europa, es el principal protector de esta luna, ya que la magnetosfera del quinto planeta del sistema solar bloquea la mayoría de los rayos que se dirigen el helado satélite.

 

Botón volver arriba