fbpx

El agua de la Luna nos permitirá ir a Marte

En las distintas exploraciones que se han llevado a cabo, se ha detectado que existen grandes cantidades de agua congeladas en los polos de la Luna, lo que resulta un elemento positivo a la hora de la colonización. Como se ha mencionado en otras oportunidades, la extracción de agua, resultaría sencilla, pues se utilizaría como método de los espejos. La idea exacta es dirigir la radiación solar que cubre el satélite a un lugar de la masa de hielo. De esta forma se logra evaporar el liquido, para luego descomponerla en oxígeno e hidrógeno. Utilizar el oxigeno para respirar, pero al mismo tiempo se puede utilizar para otras cosas a nivel industrial. El hidrógeno se puede tomar como combustible.

No obstante, al unir el agua en grandes cantidades, energía solar y baja gravedad, permitiría, volver a formar ciertos cráteres y cuevas. Con ello, no solo sería más factible la colonización de la Luna sino también de Marte. Lo que representaría el gran paso de expansión.

Ya es conocido y vivido por los humanos, que existe una baja gravedad lunar. Se ha conversado acerca de que existe una minería en los asteroides, la cual presenta una gravedad casi nula, lo que resultaría propicia la exportación de minerales; pero se vería truncada este beneficio quedaría paralizado en el momento en que se desee anclar a las personas e instalaciones a la superficie de los cuerpos de atracción, sin que se dispersen por el espacio. A todas estas se menciona que una gravedad de un sexto de la terrestre es garantía de un debido anclaje.

La pregunta sería ¿Cómo se podrá asegurar la permanencia del ser humano en la superficie lunar minimizando los distintos problemas que se pudieran presentar? Efectivamente una de las limitaciones para instalar una colonia en la Luna, es la permanencia por la baja gravedad, y los efectos que esos podrían ocasionar en el organismo del ser humano.

La solución a todos los inconvenientes con respecto al envío de una expedición a Martes, sería el trabajo coordinado entre la estación espacial y una colonia lunar. Sin embargo, el envío de grandes cantidades sería un tanto dificultoso por la viabilidad de una colonia extraterrestre a la presencia de agua accesible. Pero para beneficio de la Tierra, ya se sabe que existe gran cantidad de hielo y vapor de agua en la Luna y Marte en la atmósfera.

Botón volver arriba