fbpx

Dentro de un meteorito descubren un mineral nunca antes visto en la naturaleza

El descubrimiento es significativo

En el año 1951, en la localidad australiana de Wedderburn, se consiguió un trozo pequeño de 210 gramos de meteorito, el cual tenía un aspecto un tanto raro, que cayó desde el cielo. Ha sido investigado por muchos científicos, los cuales han comprobado sus orígenes espaciales de la roca negra y roja. Por los momentos, solo un tercio de la prueba original, está intacto, dentro de la colección geológica de los Museos Victoria de Australia.

En un estudio realizado por el mineralogista, Chi Ma, del Instituto de Tecnología de California, Estados Unidos. Los científicos estudiaron el meteorito Wedderburn y constataron la primera ocurrencia natural, denominada edscottite, una forma nada común de carbono de hierro, que jamás se había visto en nuestra naturaleza.

No obstante, el descubrimiento de edscottite, el cual fue llamado de esta manera, en honor al experto en meteoritos Edward Scott de la Universidad de Hawái, Estados Unidos. Es muy importante, porque nunca los exploradores habían rectificado que la formación atómica de mineral de carburo de hierro, vista en este meteorito, se da de forma toralmente natural.

Mineral nombrado Edscottite en honor al experto en meteoritos, Edward Scott (elheraldo)

Es importante señalar que gracias a estos ilustres investigadores geofísicos como lo son Chi Ma y Alan Rubin, de la Universidad de California, Estados Unidos, el edscottite, es ahora conocido como mineral por la Asociación Internacional de Mineralogía. De manera que, se han descubierto aproximadamente 500.000 y 600.000 minerales en el laboratorio, pero menos de 6.000 fueron elaborados por la propia naturaleza. Aún no se tiene una certeza, el investigador planetario Geoffrey Bonning, reseña que pudo haberse formado, en el momento en que se estaba calentando un planeta. Lo que puede signficar que desde hace tiempo ese planeta pudo haber sufrido una colisión de gran magnitud y haber sido destruido. Sus partes han estado esparcidos por toda la órbita. Y después de millones de años, un pedazo cayó en la Tierra, de esta forma lo explicó Bonning.

En definitiva una investigación totalmente interesante y que contribuye al estudio del cosmo y sus misterios, no se puede dejar pasar por alto, que la comunidad científica une sus fuerzas a nivel mundial para dar respuestas a estos misterios espaciales. Dentro de muy poco, se espera encontrar otras evidencias, que ayuden a la humanidad a conocer a todo lo que se ha encontrado en cosmos. Y de esta manera, saciar la inquietud por conocer lo desconocido. Amanecerá y veremos que más ocurre en nuestro planeta.

Botón volver arriba