fbpx

Blue Origin desarrolla módulo de aterrizaje lunar para la NASA junto a 3 compañías

La NASA acelera su programa Artemis para llevar hombres y mujeres a la Luna

La compañía aeroespacial de Jeff Bezos, Blue Origin, ya no planea construir su gigantesco módulo de aterrizaje lunar solo. La compañía anunció este marte que se está asociando con otras tres empresas espaciales: Lockheed Martin, Northrop Grumman y Draper, para desarrollar un sistema de aterrizaje lunar para la NASA que sea totalmente capaz de llevar humanos hacia y desde la superficie de la Luna.

Después de esta asociación, las compañías dicen que están mejor preparadas para cumplir con el objetivo acelerado de la NASA de llevar personas a la Luna en el año 2024.

«Reconocemos que este proyecto y el marco de tiempo que la nación está pidiendo es ambicioso, muy ambicioso», expresó Brent Sherwood, vicepresidente de programas avanzados de desarrollo de Blue Origin, durante una conferencia de prensa. Agregó, que por esa razón reunieron a los mejores de la industria.

La NASA necesita de forma desesperada un módulo de aterrizaje lunar, mientras la agencia se prepara para enviar a la primera mujer a la Luna como parte de su programa Artemis. Originalmente, la agencia espacial había planeado realizar el primer aterrizaje para Artemis en 2028, pero en marzo el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, retó a la NASA para adelantar su cronograma cuatro años.

Como consecuencia, la NASA ha estado luchando para dar contratos para los vehículos que necesita para lograr una hazaña tan monumental. El pasado 30 de septiembre, la agencia hizo un llamamiento oficial a la industria aeroespacial para que presenten diseños de aterrizaje, y tienen hasta el 1 de noviembre para hacerlo.

Hasta ahora, tanto Blue Origin como Lockheed Martin eran empresas rivales cuando se trataba del programa Artemis, ya que ambos habían lanzado sus propios diseños de aterrizaje lunar al público. En mayo, Bezos dio a conocer el concepto de alunizaje de Blue Origin, conocido como Blue Moon, en el que la compañía había estado trabajando en secreto durante los últimos tres años. La compañía también mostró un nuevo motor para el módulo de aterrizaje, llamado BE-7, que bajaría el vehículo a la superficie de la Luna. Un mes antes de eso, Lockheed Martin detalló sus propios planes para un aterrizador lunar. Ese concepto estuvo fuertemente influenciado por el diseño de la nave espacial Orion, que la compañía ha estado desarrollando para que la NASA lleve a los humanos al espacio profundo.

Ahora, las compañías han decidido unir fuerzas. Blue Origin planea construir el propio módulo de aterrizaje, junto con el motor principal BE-7. Lockheed Martin planea construir la parte de ascenso del módulo de aterrizaje, el vehículo en el que viajarán las tripulaciones cuando despeguen de la Luna. Ambos vehículos seguirán basándose en los diseños que las dos compañías propusieron a principios de este año, pero se integrarán juntos.

Blue Origin también tomará la delantera en todo el proyecto, mientras que Lockheed Martin entrenará y dirigirá a los controladores de vuelo que manejarán el módulo de aterrizaje en el espacio.

Botón volver arriba