fbpx

Astrónomos han detectado una característica familiar en un sistema planetario lejano

Tal vez se pueda saber cómo se formó nuestro sistema

¿Qué tan típico es nuestro Sistema Solar? La pregunta acosa a los científicos planetarios, pero hacer detecciones de características análogas en otros sistemas planetarios es bastante difícil. Sin embargo, los astrónomos acaban de hacer una – de una característica similar a la de un cinturón de Kuiper alrededor de una estrella a 320 años/luz de distancia.

Es, dicen, la primera detección polarimétrica del anillo interior que rodea la estrella que llamamos HD 141569A. Y está revelando nuevos detalles sobre un período crucial de desarrollo planetario.

El HD 141569A es en realidad un objeto bastante interesante y bien estudiado. Tiene dos compañeros muy antiguos en un sistema trinario, ambos enanas rojas al final de sus vidas. Pero el HD 141569A tiene apenas 5 millones de años de antigüedad, alrededor de tres veces la masa del Sol, de un tipo espectral azul que arde caliente y brillante.

(Bruzzone et al., arXiv, 2019)

En 1999, se descubrió un disco alrededor de la joven estrella, con dos anillos que alcanzaban un máximo de 220 y 360 unidades astronómicas, respectivamente. Estos son los remanentes de material que se arremolinaron y se agregaron a la estrella a medida que se iba formando; con el tiempo, trozos de material comienzan a pegarse unos a otros, agregándose a los planetas.

En el disco del HD 141569A, un espacio entre los dos anillos sugería que se estaba formando un planeta, aspirando gravitacionalmente todo el material en su órbita.

Aquí en el Sistema Solar, también tenemos restos del disco de acreción del Sol de su formación hace 4.600 millones de años. Lo llamamos el cinturón Kuiper, y es un disco hinchado de escombros helados más allá de la órbita de Neptuno. Plutón, a una distancia promedio de 39.5 unidades astronómicas, está en el cinturón de Kuiper.

Hacia el final de este proceso de acumulación planetaria, lo que queda se conoce como un disco de escombros, y puede extender cientos de unidades astronómicas a través de él. El disco alrededor del HD 141569A es un híbrido – está en transición entre un disco protoplanetario y un disco de escombros.

Impresión artística del cinturón Kuiper (ESO/M. Kornmesser)

Y han encontrado no sólo evidencia de formación planetaria, sino también indicios de que hay otra estructura de anillo en el disco más cercana a la estrella.

Específicamente, encontraron un brazo en espiral – una característica que se encuentra en algunos otros discos protoplanetarios, incluyendo los dos anillos exteriores del HD 141569A, y que se considera la evidencia de un planeta en formación. Basados en las características del brazo en espiral, los investigadores dedujeron que, en tamaño, el planeta estaría alrededor de la masa de Júpiter o ligeramente más pequeño.

Aparte del hecho de que es bastante sorprendente que los astrónomos puedan lograr tal detección, este es el tipo de estudio finamente detallado que nos puede decir cómo nacen los planetas.

A su vez, eso nos puede decir más acerca de nuestro propio Sistema Solar – y saber cuán normal o inusual es puede ayudarnos a averiguar cómo fue que llegamos aquí.

Botón volver arriba