Cómo empezar a utilizar el navegador anónimo Tor, paso a paso

Tor se ha convertido en una gran herramienta a la hora de conectarse a internet, se considera una de las mejores. Es muy fácil su configuración, ya que cualquier persona puede y debe tenerla instalada y de una vez lista para su uso.

Podemos encontrarla en muchas plataformas, desde Windows, OS y Linux, que son las más conocidas, hasta Android o Maemo.

Tor básicamente consiste en rebotar o enviar cada mensaje que sale de nuestro ordenador aleatoriamente, y cifrado a su vez por una serie de nodos. Los nodos no podrán descifrar el mensaje que sale de nuestra máquina, solo podrá conocer al nodo al cual le enviará el mensaje. De tal manera que lo único que se verá, estando en el lugar de un observador externo por ejemplo, son fragmentos de conversaciones cifradas yendo de aquí a allá.

Aunque su nivel de seguridad es alto, no es totalmente perfecto e impenetrable, el mismo Tor Project admite esto directamente en su página web oficial. Su problema radica básicamente en que aún usando muchos routers o nodos para emitir un mensaje cualquiera, cualquier entidad que pueda ejercer control en muchos de ellos, sobretodo con autorización de los gobernantes de un país, puede por ejemplo ubicar al usuario que esta enviando el mensaje, así como a su receptor si este pasa mucho tiempo observando el mensaje enviado, tipo la triangulación de señal a través de las antenas.

Cómo configurarlo

Descargar Tor para comenzar a usarlo literalmente dura menos de un minuto:

En tu plataforma descargas Tor, eso si, desde su página del proyecto: https://www.torproject.org/download/

En Windows: Te enviará un archivo llamado «Start Tor Browser», que al ejecutarlo abrirá el programa Vidalia Control Panel, el cual nos llevará a hacer dos pequeñas tareas, como son, ver nuestro estado de conexión en Tor y comenzar el navegador seguramente, apoyado en Firefox. Este navegador es similar en su funcionamiento en 99% a uno común, con la excepción de no permitir el uso de Flash.

En OS X: En este caso todo es muy semejante con la configuración en Windows, con una diferencia, acá no se va a abrir ningún archivo ni se realizará tareas previas. Una vez instalado, desde aquí vamos a entrar directamente al navegador, pero su funcionamiento al igual que en Windows es prácticamente el mismo.

Linux: Así como en OS X, debes ir a la página del proyecto, descargarlo y ejecutar, solo eso.Como se puede notar, este procedimiento no presenta complicación alguna, ni se debe poseer algún conocimiento técnico. Tor se basó en la idea de que pudiera usarla cualquier persona, sin muchas complicaciones.

Botón volver arriba