fbpx

ARM continuará otorgando licencias de arquitectura de chips a Huawei después de todo

Sin la licencia de ARM, la empresa no tendría la oportunidad de producir nuevos procesadores

El procesador de ARM continuará licenciando su diseño de chips para la compañía Huawei. Después de que el equipo de legalización de la empresa se reuniera llegaron al acuerdo de que las arquitecturas de los ARM V8 y V9 son «tecnologías de origen del Reino Unido«, por lo tanto no se encuentran en el medio de las prohibiciones comerciales realizadas por EE.UU., la cual limita a la compañía trabajar con Huawei, según información de Reuters.

«ARM puede brindar soporte a HiSilicon para la arquitectura ARM v8-A, así como para la próxima generación de esa arquitectura, luego de una revisión exhaustiva de ambas arquitecturas, que se determinó que son de origen del Reino Unido», comentó una portavoz de ARM a Reuters.

Este acuerdo le ha caído como anillo al dedo a Huawei, permitiéndole a la firma china continuar en la creación de sus propios chips para todos sus dispositivos por medio de HiSilicon, su empresa de semiconductores. Aunque sus productos como el procesador Kirin 990 de Huawei son diseñados para su interior, dependen mucho de la arquitectura ARM como para la CPU y para la GPU.

(kitguru)

Sin la licencia de ARM, la empresa no tendría la oportunidad de producir nuevos procesadores, siendo esta una decisión de suma importancia para Huawei con respecto a la producción de sus nuevos dispositivos.

Cabe destacar, que la compañía ARM debió cortar los lazos comerciales con Huawei en mayo de 2019, después de la prohibición comercial establecida por el presidente Donald Trump, por la simple preocupación de que su diseño de chips contenían «tecnología de origen estadounidense».

(mobileworldlive)

La firma ARM tiene su sede en el Reino Unido y es parte del Grupo SoftBank japonés, pero la compañía posee oficinas en varias ciudades de EE.UU como, California, Washington, Arizona, Texas y Massachusetts, donde todos los trabajadores ayudan en la producción de los procesadores. Ahora bien, después de que ARM llegara a la conclusión de que su empresa es de origen británica, se encuentran argumentando que no forman parte de la prohibición de Trump.

Aún no es el final para la firma China, si ARM continúa trabajando junto a Huawei podrá continuar con la fabricación de sus dispositivos móviles. Recordemos que los últimos teléfonos vendidos por la compañía no ofrecen ninguna de las aplicaciones incluidas en la Play Store, que son esenciales para vender los Android fuera del país chino.

Botón volver arriba