fbpx

Una especie de mosquito aprende a producir huevos capaces de sobrevivir al frío extremo para salvar a su prole

Mosquito tigre o Aedes albopictus

Cada día hace de las suyas, en esta oportunidad se trata de un mosquito muy evolucionado casi de película, que llegó a los Estados Unidos procedente del Japón. Se le denomina mosquito tigre o Aedes albopictus. Dicha especie está en la capacidad de producir huevos, que pueden mantenerse vivos a bajas temperaturas. Lo que quiere decir que posee un embrión fertilizado, que tiende a pausar el desarrollo cuando percibe bajas temperaturas y retoma su curso una vez que están las condiciones ambientales requeridas. Así lo puntualizó un trabajor de la Universidad de Washington en St. Luis, publicado en Journal of Applied Ecology.

Se ha determinado en los estudios realizados, que el mosquito llamado tigre, puede transmitir los virus Zika, Chikungunya y dengue. Este insecto se trasladó en un año desde Houston hasta St Louis y tuvo la suficiente resistencia para pasar por condiciones ambientales. Por su parte, los investigadores, están en los actuales momentos estudiando cómo frenar que la infección se extienda.

No obstante, los especialistas en el área procedieron a formar un criadero de varias generaciones de mosquitos, antes de que el invierno comenzara en la región. De manera que los huevos de los insectos fueron puestos en el sur y norte de su hábitat.

Según la Biologa Kim Medley, directora del Tyson Research Center todos los mosquitos hibernaron bien excepto lo de Wisconsin. De modo que en vista de la capacidad que posee el insecto de adaptarse al clima y al calentamiento global, la sociedad podría estar en eminente riesgo de aumentar las infecciones. De acuerdo a estos resultados, se cree que se va requerir más investigadores para prevenir la expansión del mosquito que invadió Estados Unidos y otros países del área.

Es importante resaltar que dicha especie ocasiona en el ser humano diferentes efectos, tales como: fiebre alta, náuseas y vómitos, erupción en la piel, sangre en las encías y en la nariz, debilidad en el cuerpo. Esto ocurre después de la picadura del mosquito, posteriormente comienza un proceso de incubación que puede abarcar entre cinco u ocho días.

En cuanto a su diagnóstico para esta afección, el médico tratante procede a efectuar unas pruebas de laboratorio, con la finalidad de medir la cantidad de anticuerpos, mediante una muestra de sangre y un hemograma para conocer la función hepática. Es de acotar, que no existe un tratamiento específico, sin embargo el especialista debe monitorear al paciente con el objetivo de prevenir el avance del mismo.

Botón volver arriba