fbpx

Uber es demandado por los conductores de Nueva York por robar sus ganancias

Las acciones de Uber se hunden

En la ciudad de Nueva York, los conductores de Uber demandaron, ante una corte federal en Manhattan, a la compañía por no pagar los impuestos que fueron descontados de sus ganancias. Tan solo este miércoles, los empleados e inversores de Uber se les permitió retirar sus acciones y transformarlos en dinero real.

A la jornada de protesta de los neoyorquinos, se sumaron también los conductores del estado de California. La intención de los empleados es acaparar la atención sobre los más de 96,000 conductores que laboraron con  la compañía entre 2013 y 2017 y no optaron por el arbitraje.

Los conductores protestan (CNET)

Además, los empleados de la compañía de viajes compartidos ven con preocupación el final la llegada del final del período de bloqueo de Uber y cómo eso acrecentará la diferencia de riqueza entre los conductores y los inversores de la empresa.

Los demandantes exigen que Uber les reembolse el dinero que afirman  la compañía dedujo el impuesto a las ventas y el recargo del Black Car Fund durante 4 años.

Según expuso uno de los manifestantes, el modelo de negocios de Uber necesita de la explotación de los trabajadores vulnerables con bajos salarios, a veces, a través del robo del salario del conductor.

Por su parte, el Black Car Fund, se fundó bajo una ley estatal de 1999 con el objetivo de garantizar el pago de los costos médicos de conductores heridos en accidentes automovilísticos y salarios perdidos. Así, la organización sin fines de lucro creada por estado de New York añade una tarifa del 2.5% a la ya agregada por Uber.

Pero no es la primera vez que Uber es demandada por no pagar los impuestos deducidos de las ganancias de los conductores. Ya en 2017, la empresa confesó haber cometido un error en la manera en cómo calculó sus comisiones, lo cual representó decenas de millones de dólares perdidos para los chóferes neoyorquinos.

El servicio de transporte prometió hacer correcciones en sus prácticas y, finalmente, indemnizar a los perjudicados.

Sin embargo, en esta ocasión Uber traspasó equivocadamente el costo de los impuestos, los recargos de los conductores y cobró la tarifa del destino.

 

Botón volver arriba