fbpx

MIT presenta el nuevo material más negro del mundo

Los científicos han solicitado la patente sobre el descubrimiento y además lo han puesto a disposición de artistas

Los ingenieros del Massachusetts Institute of Technology (MIT) informaron el pasado 12 de septiembre que consiguieron la elaboración de un compuesto 10 veces más negro que cualquier otro material presentado anteriormente. Esto logró deja en el olvido al Vantablack, que desde el 2014 y hasta la fecha fue considerado el material más negro del mundo.

El Instituto de Tecnología comentó que le material está compuesto por nanotubos de carbono que se encuentran alineados verticalmente. A través de estos filamentos microscópicos de carbono que se encuentran en una superficie de papel de aluminio grabado con cloro se logró capturar el 99.995% de la luz entrante, hecho que lo convierte así en lo más oscuro del mundo hasta los momentos.

«La redención de la vanidad» es una exhibición que se lleva a cabo en la Bolsa de Valores de Nueva York, impulsada por un artista en residencia del MIT llamado Diemut Strebe  y Brian Wardle, un profesor de la universidad especializado en aeronáutica y astronáutica. Es allí donde los ingenieros han decido poner en exhibición su nuevo hallazgo, el cual se encuentra como la cobertura un diamante amarillo de 16,78 quilates, cuyo valor ronda los dos millones de dólares.

Los visitantes de la deslumbrante obra de arte podrán apreciar al material más brillante del mundo cubierto por el más absorbente del planeta, es decir, el más negro, por lo que el diamante pareciera desaparecer en un vació con la forma de la joya.

Los principales responsables de este descubrimiento fueron los científicos Kehang Cui de origen chino y Brian Warlde, nacido en Estados Unidos, quienes realmente se habían planteado desarrollar el material mencionado. Todo fue una gran casualidad.

Instalaciones del Instituto de Tecnología de Massachusetts (libraries.mit)

Logro fortuito

Cui es un viejo postdoctorando del MIT y en la actualidad es profesor de la Universidad Jiao Tong de Shanghai.

El objetivo de los científicos era el cultivo de nanotubos de carbono –estructura cilíndrica de 1 milímetro de diámetro, empleados en la lucha contra el cáncer-. El experimento se realizaría en material conductor de electricidad.

Al intentar cultivar el nanotubos de carbono en el aluminio, se encontraron con una barrera que se los impedía literalmente. Nos referimos a una capa de óxido que recubre al aluminio cuando este se encuentra expuesto al aire.

Los científicos no tardaron mucho en encontrar la solución a este problema, gracias a la brillante idea de Cui de sumergir el aluminio en agua salada y de esta manera eliminar la capa de óxido. Y ademas ubicar esta capa en un ambiente aislado con la presencia de oxigeno y así evitar la reoxidación.

De esta manera se logró cultivar nanotubos de carbono en la capa de aluminio y se alcanzó el objetivo original de mejorar las capacidades térmicas y eléctricas del material. Lo que no se esperaban fue el color final que tendría este hallazgo.

Botón volver arriba