fbpx

Apple y Google construyen un sistema de seguimiento de coronavirus

El sistema usará comunicación de corto alcance a través de Bluetooth

Apple y Google anunciaron la construcción de un sistema para rastrear la propagación del nuevo coronavirus, que permite a los usuarios compartir datos a través de transmisiones Bluetooth Low Energy (BLE) y aplicaciones aprobadas por organizaciones de salud.

El nuevo sistema usará comunicación de corto alcance a través de Bluetooth para establecer una red de contactos de trazado voluntario, manteniendo gran cantidad de datos en los teléfonos que han estado en estrecha proximidad entre sí. Las aplicaciones oficiales de las autoridades de salud pública tendrán acceso a esta información, y los usuarios que la descarguen pueden informar si han sido diagnosticados con COVID-19. El sistema también alertará a las personas que lo descarguen sobre si estaban en contacto cercano con una persona infectada.

Apple y Google introducirán un par de APIs de iOS y Android a mediados de mayo y se asegurarán de que las aplicaciones de estas autoridades sanitarias puedan implementarlas. Durante esta fase, los usuarios aún tendrán que descargar una aplicación para participar en el seguimiento de contactos, lo que podría limitar la adopción. Pero en los meses posteriores a la finalización de la API, las empresas trabajarán en la creación de funcionalidades de rastreo en el sistema operativo subyacente, como una opción inmediatamente disponible para todos los que tengan un teléfono iOS o Android.

Diario de Querétaro

El rastreo de contactos consiste en averiguar con quién ha estado en contacto una persona infectada y tratar de evitar que infecten a otros, esta es una de las soluciones más prometedoras para contener COVID-19, pero el uso de la tecnología de vigilancia digital plantea enormes preocupaciones de privacidad y preguntas sobre su efectividad. A principios de la semana pasada, la Unión Americana de Libertades Civiles expresó su preocupación por el seguimiento de los usuarios con datos del teléfono, argumentando que cualquier sistema tendría que tener un alcance limitado y evitar comprometer la privacidad del usuario.

Esta transmisión de información a través de Bluetooth no rastreará la ubicación física de las personas. Básicamente, recogerá las señales de los teléfonos cercanos a intervalos de 5 minutos y almacenará las conexiones entre ellos en una base de datos. Si una persona da positivo por el nuevo coronavirus, podría decirle a la aplicación que ha sido infectada, y podría notificar a otras personas cuyos teléfonos pasaron a corta distancia en los días anteriores.

El sistema toma una serie de pasos para evitar que las personas sean identificadas, incluso después de haber compartido sus datos. Si bien la aplicación envía información regularmente a través de Bluetooth, transmite una clave anónima en lugar de una identidad estática, y esas claves cambian cada 15 minutos para preservar la privacidad. Incluso una vez que una persona comparte que ha sido infectada, la aplicación solo compartirá claves del período específico en el que fueron contagiosas.

BBC

Los propios teléfonos están realizando los cálculos criptográficos necesarios para proteger la privacidad. Los servidores centrales solo mantienen la base de datos de claves compartidas, en lugar de las interacciones entre esas claves.

El método todavía tiene debilidades potenciales. En áreas abarrotadas, podría señalar a las personas en habitaciones adyacentes que en realidad no comparten espacio con el usuario, lo que hace que las personas se preocupen innecesariamente. También puede no capturar el matiz de cuánto tiempo estuvo expuesto alguien, trabajar junto a una persona infectada todo el día, por ejemplo, lo expondrá a una carga viral mucho mayor que caminar por la calle. El sistema depende de que las personas tengan aplicaciones a corto plazo y teléfonos inteligentes actualizados a largo plazo, lo que podría significar que es menos efectivo en áreas con menor conectividad.

También es un programa relativamente nuevo, Apple y Google todavía están hablando con las autoridades de salud pública y otras partes interesadas sobre cómo ejecutarlo. Este sistema probablemente no puede reemplazar los métodos anticuados de rastreo de contactos, que implican entrevistar a personas infectadas sobre dónde han estado y con quién han pasado tiempo, pero podría ofrecer un suplemento de alta tecnología usando un dispositivo que miles de millones de personas ya poseen.

Botón volver arriba