Estilo de vida

Cómo está el autoconsumo eléctrico ahora comparado a hace 20 años

Ya que España es el país europeo de mayor radiación solar del continente, esto evidentemente repercute muy positivamente en el sector turístico, pero hay otros aspectos importantes del país que podrían mejorarse gracias al radiante sol que disfrutamos durante tanto tiempo en el año, empezando por el autoconsumo fotovoltaico.

El mundo del autoconsumo fotovoltaico ha tenido una historia un poco compleja en España, pero haremos lo posible por hacerlo resumido y fácil de entender para cualquiera, desde sus inicios hasta hoy en día.

Objetivos bien pensados pero con mala práctica

Empecemos por hacer un rápido repaso de la historia de las leyes que han marcado al autoconsumo fotovoltaico en España.

Primero, se creó el Plan de Energías Renovables para ponerse en marcha entre 1997 y el año 2000, cuya visión era básicamente la siguiente:

Poner prioridad en favorecer la introducción de energías renovables en el mercado, aunque fuesen más costosas de implementar, y además se haría todo lo posible por lograr hacer llegar al alcance del público general esta fuente de energía, a favor de la generación distribuida que produzca cerca del punto de consumo, para favorecer al mismo tiempo el autoconsumo.

Gracias a esto, los objetivos que fueron fijados fueron de potencia instalada en el periodo, o sea 70MW, y 3 escalones de primas, es decir menores de 10 kW, y hasta 100 kW, pero incluso algunas mayores a estas cifras, así que ya había una regulación e intenciones de estimular este sector, sólo que las cosas no funcionaron al pie de la letra.

En vista de que las instalaciones más pequeñas recibían mejores bonificaciones, poco a poco, enormes plantas de 1MW de hasta 10 propietarios se fueron formando, lo que resultó en la validación de dicha situación, lo cual pervirtió por completo la visión que se tuvo de las instalaciones más pequeñas que estaban más cerca de los consumidores.

Ya para el lapso de tiempo entre los años 2004 y 2008, se generó un montante a pagar por concepto de primas de unos impresionantes mil millones de euros, gracias al aumento en tamaño de los huertos de tipo solar, de entre 20 y 40 MW.

En vista de esto fue necesario que se desarrollara un plan nuevo que compensara los errores del antiguo, y 10 meses, el lapso que tuvo el Ministerio para hacer esto, fueron suficientes para instalarse 3.500 MW, y es que contando con los recortes a las primas, 700 MW se instalaron en solo una década. El resultado, si querías aumentar el recibo de la luz, lo mejor que podías hacer era invertir en renovables.

El nuevo plan (el que está en vigor) de octubre del año 2008 logró reducir las primas, las inversiones en fotovoltaica pasó a ser incluso más rentable de lo que fue en el pasado, y España comenzó a buscar cualquier manera de reducir las primas y el déficit que se acumuló, luego de supuestamente haber sido un país que promovía la fotovoltaica.

Y no solo esto, sino que todas (o la gran mayoría) de las instalaciones que se realizaron en el Plan 2011-2020 fueron claramente un desastre, hoy en día España sigue pagando multas de millones gracias a al llamado «hachazo» de carácter retroactivo a las primas, y fue incluso el primer país, hasta primero que países cómo Venezuela en top de poseer más demandas de arbitraje internacional, esto en el 2015.

El pasado no tan lejano del autoconsumo solar fotovoltaico

Este embrollo y situación ocasionó que el autoconsumo se propagara, el concepto más lejano al que teníamos de las enormes plantas de energía fotovoltaica, que es básicamente generar electricidad con fines de usarla para el consumo propio

Esto es más cómodo en varios aspectos cómo que economiza la factura de la luz y ayuda a depender menos de las compañías de electricidad que muchas veces no llegan a dónde esta tecnología sí.

El autoconsumo de energía fotovoltaica cobra mucha fuerza en Europa, y al menos España está comenzando a cobrar conciencia de ello.

El “impuesto al sol”

Una muy infame situación que hacía que se pagara luz incluso aunque la energía autoconsumida de forma instantánea aunque no llegara a pasar por la red incluso.

Era obvio que esto desataría una inseguridad jurídica, descontento y desmotivación es lo único que resultó de esta medida.

Hoy en día no es así

Finalmente, dicho impuesto fue invalidado en el mes de octubre de 2018, y unas mejores bases se asentaron para dar paso a un mejor panorama en cuanto al autoconsumo, sobre todo luego de que el 5 de abril de 2019, se aprobara el RD nuevo de Autoconsumo, bajo el cual no pagaremos por el importe eléctrico que introduzcamos a la red y que posteriormente consumamos mensualmente.

Esta medida también supone un impacto positivo en el autoconsumo colectivo, que se tiene que implementar en comunidades. La facturación neta, la cual la CNMC avala, busca la estimulación del autoconsumo fotovoltaico.

La tendencia de precios y la eficiencia del autoconsumo fotovoltaico

Afortunadamente, esta última década ha sido testigo de un desarrollo excepcional del autoconsumo fotovoltaico, ya no es complicado de implementar cómo antes, y esto ha reducido mucho el costo de una instalación.

De hecho, la revista The Economist dio a conocer en el año 2012 que siempre que la tecnología fotovoltaica instalada se duplica, su valor puede bajar hasta en un 20%, al menos en cuanto a paneles se refiere, y hemos visto que esta tecnología ha madurado muchísimo últimamente.

El silicio y más allá

El silicio juega un papel muy importante en este escenario, y aunque ha probado ser eficiente, ya se ha probado mezclarlo con otros componentes para aumentar su rentabilidad, y las células solares finas que se basan en Perovskita han dado muy buenos resultados.

Un futuro brillante para el autoconsumo fotovoltaico

Una vez que dejamos atrás el impuesto al sol, el sector ha avanzado enormemente, y en este nuevo marco que regula la fotovoltaica de manera más benevolente, el futuro del autoconsumo es prometedor.

Esto es tan evidente que la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) concluyó que en España, la potencia instalada creció hasta un 94% en comparación al año anterior. España podría estar ante un futuro no muy lejano muy brillante en el sector energético, uno que fácilmente significaría un enorme paso hacia adelante en el desarrollo de la nación y sus ciudadanos.

Vota este articulo
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar